Claudia y Eduardo, dos estilos que quedan a deber

Dos estilos de comunicar de los aspirantes a la presidencia del municipio de Puebla

Circunstancialmente tuve la oportunidad de ver de cerca la cita de Eduardo Rivera y Claudia Rivera con sendos grupos de ciudadanos. Ambos, como se sabe, buscan la presidencia de Puebla por la vía de una reelección.

De entrada, algunos no terminamos de digerir eso de la  reelección. La memoria histórica pesa al recordar el larguísimo periodo  del porfiriato; pero además, el hecho de aspirar al poder desde el poder, con lo que ello entraña en la cultura de los políticos mexicanos, o regresar a los gozos y privilegios que ello representa, no deja de parecer gula.

Pueden argüir que parten de las mejores intenciones, pero los hechos, en la inmensa mayoría de los políticos de nuestro país nos arrojan otras lecciones, no fáciles de digerir.

Por citar dos casos: Moreno Valle se reeligió en la figura de su esposa, sólo que el destino trágico rectificó cruelmente un capricho.

Felipe Calderón quiso reelegirse igualmente tras las faldas de su consorte, pero la vía electoral le resultó infructuosa en ese primer  intento. Sin embargo, no quita el dedo del renglón.

Si precisamente con esa bandera en la mano mataron a Panchito Madero, la de la no reelección, ¿pues qué no tienen memoria?, ¿nada les dice ese lema que dejó en el país un panteón con más de un millón de muertos? Pero en fin, en esas andan muchos.

Sin embargo, no es ese el asunto que nos ocupa,  sino el estilo de comunicar de estos dos personajes.

El encuentro de Eduardo fue vía internet con un par de centenares de posibles electores. Lo hizo desde su camioneta regresando de un acto de campaña. Lejos de verse como  un hombre aprovechando todos los tiempos de una apretada agenda, pareció que no le dio la importancia que merecía un intercambio de puntos de vista con líderes de colonias.

Que no pudo o no quiso destinar una hora a una charla tranquila, desde su oficina, con un puñado importante de representativos de colonias, de muchas de las mil 600 que Puebla tiene hoy en día.

Dejó la impresión que así salía “de pasadita” de un encuentro acaso para él poco productivo. Como que los seguidores se quedaron esperando un cálido baño de pueblo, un apapacho realmente cercano.

La exposición de sus 6 ejes de campaña tampoco dejó impacto alguno, porque además no tuvieron el marco de un lenguaje corporal persuasivo, elocuente, empático.

Se ha dicho que en un encuentro de esa naturaleza, un dirigente debe mostrarse ligeramente por encima del común de sus interlocutores. Distinguirse, sin apabullar.

Eso, a mi juicio no se dio. Pasó casi inadvertido y no dejó precisamente un sabor de boca agradable. El aplauso que rubricó el diálogo por zoom fue más bien por cortesía que producto de la emoción o nacido de las entrañas de los seguidores.

Ni una sola palabra crítica hacia el gobierno estatal. De ese ámbito, todo es miel sobre hojuelas. Por instantes pareció precisamente el candidato del gobernador Barbosa.

El líder no apareció por lado alguno.

La reunión de Claudia fue con una cuarentena de dirigentes de clase media, la mayoría profesionales y predominando las mujeres.

Con un vestuario informal, juvenil,  fresco para una tarde calurosa, guardando distancia saludó a cada uno de los asistentes y arrancó el diálogo. Mostró riqueza expositiva, con profusión de información sobre todos los temas que implica el gobierno de la ciudad-municipio.

Su presentación no fue un paño de lágrimas ni despotricó contra el gobernador. Mostró absoluto dominio sobre el tema. Todos los asuntos, con detalles anecdóticos, con cifras, marcos legales, posibilidades de éxito, adversidades, limitaciones y respuestas precisas y documentadas a todas las preguntas. Un par de horas de diálogo.

Realmente, el desenvolvimiento escénico de Claudia resultó convincente para la concurrencia. Y por eso brota la obvia pregunta, ¿cómo es que no ha sabido capitalizar esa imagen?, ¿Dónde ha estado esa presidenta que no conocíamos?

Quitando la abundancia de la información que satura y la ausencia de mecanismos comunicativos gráficos, ejecutivos y didácticos,  queda en el ambiente que durante dos años no ha sabido vender su imagen, ha desperdiciado el tiempo miserablemente.

Con ese empaque, más toques de ejecutividad, un más intenso contacto personal de tipo horizontal, y multiplicando su narrativa todo el tiempo de gobierno, debiera estar en otro sitio a estas alturas.

Ahí suceden varias cosas. O la han engañado a sus espaldas sus equipos de comunicación, o sus colaboradores no se atreven a decirle la verdad, o a ella le ha faltado la sensibilidad para ver su estatura real, sus elementos de apoyo en su derredor para apuntalar su imagen, o un poco de todo esto.

Vistas así, a ojo de pájaro estas dos figuras, pudiera parecer que ambos no le conceden a la comunicación la importancia que tiene. Se olvidan que sin una eficiente comunicación simplemente no existen.

Pueden ser todo lo brillantes del mundo pero, en política, el hombre es lo que comunica.

Ni más, ni menos.

PECCATA MINUTA. Me cuentan que hay cafés, en Puebla y en otras partes del país, que han empezado a vender el agua en forma obligatoria a sus comensales. Que quien llega a tomar un café y  pide un vaso de agua, recibe como respuesta que no se sirven vasos con agua, que tiene que comprar una botella con agua con valor mínimo de 35 pesos.

Si esto es cierto, primero es un abuso mayúsculo. ¡Si un garrafón cuesta precisamente 32 pesos! Y luego la instauración de esta norma draconiana. Si ha sido una tradición cultural que en un negocio de esos el agua no se le niega a nadie, el vaso con agua en todas partes es casi una extensión del servicio al tomar un café.

Hay negociantes insaciables que no venden a la parienta más cercana…porque son huérfanos.

xgt49@yahoo.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Les comparto las propuestas de Eduardo Rivera Pérez, candidato a Presidente municipal de cinco partidos políticos

Mar May 25 , 2021
IMPULSA PUEBLA. Reactivar la economía con apertura de negocios y financiamiento. POLICIA CONFIABLE. Bien pagada y capacitada. Becas escolares para elementos y sus hijos. REHABILITACION DE ESPACIOS DEPORTIVOS. Nueva cancha deportiva para la Colonia La María. México se realizará el Mundial de Fútbol 7. Copa América de Fútbol para débiles […]

Puede que te guste