Manada de lobos y normales

En política no existen las casualidades, al contrario, los intereses de militantes, dirigentes y entes económicos como poderes facticos, hacen de la política su dieta de poder, o al menos, tratan de hacer el almuerzo para digerir y satisfacer su hambre.

El sistema político mexicano, posee sus virtudes y falacias, de acuerdo a cómo y desde qué ángulo se aprecie, sobre todo cuando en medio está el ejercer o hacerse del gobierno, implica la necesidad de conducir al gobierno por el rumbo de la legalidad, siendo el primer problema, porque si los intereses económicos y de políticos van más lejos al sistema de dar respuestas sociales, entonces, estamos en problemas donde la justicia y democracia está como un elefante en el pantano, es decir, se hunde cada vez que el peso de la corrupción e impunidad, estanca o entorpece procesos legales para hacer justicia contra esos intereses perversos.

Punto en el que obliga a precisar la palabra “sistema” que tiene diversos usos. Como máxima general, significa ordenación de las partes en un todo, organización de sub-conjuntos en un conjunto total; por donde vemos que la noción general de sistema puede confundirse con la noción de “estructura” y con la noción de “totalidad”. Lo que identifica a un sistema en la compatibilidad de sus partes. Puede ocurrir, incluso que esta compatibilidad asuma el carácter de una contradicción o de una oposición que realiza su lucha  dentro de la esfera del sistema y que lo constituye. Tal era el conflicto entre conservadores y liberales en la guerra de Reforma, tal es el caso de los conservadores aliados del boapartismo para invadir a México, donde los intereses pesaron más que el peso de la justicia nacional.

Siendo que la palabra sistema conduce a la noción de “concepción del mundo”, es decir, idea general que se tiene acerca de cómo ocurren las cosas en la naturaleza y en la historia. En este sentido han usado la palabra numerosos filósofos, y de ahí viene toda serie de “sistemas filosóficos”, y de ahí viene toda serie interminable de “sistemas filosóficos” que hacen procesión en la historia de la filosofía. Cada uno de ellos ha pretendido abarcar en si enrejado conceptual la totalidad de las cosas, por ello casi todos han comenzado y terminado por la noción generalísisma de “Ser”. cuando se intenta fincar una sola idea de “sistema”, acusando que si se propone diversidad de pensamiento que parta de no alienación y sí de congruencia de motivos demandantes, se limitan a denunciar que se rompe el equilibrio de un sólo punto de vista contrario a su corta visión del mundo.

En Marx, el vocablo sistema significa algo específico y concreto. Significa teoría general de la historia, entendiendo por ello que, en la historia, el principal y último motor de todo cuanto ocurre no son las ideas o ideologías que los hombres se hacen para explicarse a sí mismos, sino los modos como producen y reproducen realmente su vida, su existencia diaria.

Por lo que en México, por sexenios se nos impuso la idea de que es “normal un sistema político invariable, petrificado, mediatizado y legalmente constituido para y por el bien nacional”, así no sea la respuesta social demandante de que este “sistema” no corresponde a su visión del mundo de injusticia como antidemocrática.

Cada sexenio, se nos impuso ese modelo donde las variables se limitan a un supuesto desarrollo nacional, pero, donde el conjunto social se limita a trabajar sin posibilidad de exigir que el sistema sea más equilibrado y justo.

Ante la voracidad de los amos de un sistema desequilibrado y corrupto, por más que impone la idea de un “sistema” “democrático y justo”, mediante el abuso y actitud ilegal de corromper leyes para mantener su status quo cómodo y voraz, si el conjunto social busca otra alternativa distinta a ese sistema y que corresponda a una mejor y más equilibrada democracia, donde las leyes sean respuesta social, que impida un sistema corrupto, la plutocracia y oligarquía apátrida, acusan de que se atenta contra la democracia de su sistema, que dividen a la nación, que la conducen al desequilibrio económico, comercial y financiero.

El ser despojados de sus privilegios impunes, que generan grandes capitales, mientras millones de ciudadanos permanecen en la exclusión de todo, sin que encuentren en las leyes respuesta justa, al contrario, les venden la idea de que para conducirlos por el “bien común”, se requiere un gobierno del sistema sin diversidad del concepto del mundo distinto. Dogma político sin derecho a razonar todo un proceso de la historia, para no encontrar la razón de un sistema corrupto.

Por más que se esforzaron en crear un modelo de pensamiento posmoderno y neoliberal, donde el fin de la historia y de las ideas, conllevan a no apreciar la modernidad y desarrollo económico de una nación, sin beneficios colectivos sociales, limitándose a conceptos económicos donde la privatización de la vida, es por el “bien común”.

La decisión social por romper ese dogma de sistema sin concepción crítica, condujo a una corrupción explosiva y cruel.

El conjunto social rompe con ese mal llamado paradigma mediante el pragmatismo individualismo anticolectivo y gremial, por uno sin desarrollar pensamiento crítico, porque va en contra de ese sistema de poder absoluto e injusto y voraz.

Un conglomerado de empresarios, encuentran que su modo de vida de lujos mal habidos ya no encaja con el rumbo social que exige, recurren a hacerse de partidos políticos que jamás tuvieron mínima voluntad de servir a demandas sociales, convirtiéndolos en un manojo de uso por y para intereses empresariales, donde Caludio X González y Gustavo de Hoyos, cabezas de emporios, adquirieron fácilmente a esos partidos para emprender una más aventura de recuperar sus intereses, derrotando y haciéndose una vez más de grandes beneficios nacionales, sin tomar en cuanta al pueblo.

El problema para los partidos bonsai del PAN, PRI y PRD, es que en el momento de triunfar, pasarán a la utilería, como despojos porque vendieron identidad y dignidad. Ante años de despojar al pueblo y sumirlo a la humillación y sin posibilidad de una vida digna justa, es el mismo pueblo que los despojó del sistema acostumbrado impune.

Estos empresarios, al ver que las posibilidades de ser amos una vez más, recurren a acusar de que la “nación está dividida”, de que “la crisis económica será más profunda, donde el desempleo será mayor”, que el “desarrollo económico y financiero caerá rotundamente”; donde la “dictadura” impide la democracia.

Sus lamentos emitidos a través de los bonsai, no se encuentran en ningún momento cuando sectores sociales reclaman sus derechos, al contrario, ciegos y sordos en todo momento, tal como en la guerra de Reforma, la invasión norteamericana  y la intervención francesa, donde su mundo no era terrenal, y sí apátrida. En esos momentos históricos, es el pueblo que emprende la defensa de su dignidad nacional. Previo a la Revolución de 1910, celebraban la inversión extranjera en temas estratégicos como ferrocarriles, petróleo, electricidad, minas y un largo etcétera.

Tal pareciera que intentan confeccionar una vez más ese pasado en un presente que les llena de entusiasmo por seguir sin medición legal alguna.

Revista inglesa The Economist, el periódico francés Le Monde y el alemán Die Welt, publican que el actual gobierno e falso como autócrata, en cuanto a que no va en dirección neoliberal, siendo bastante coincidente con las expresiones de “intelectuales y periodistas” orgánicos, más los encargados de los partidos bonsai, de lo que dictan los amos económicos.

Quienes advierten y acusan que México es conducido a la división y crisis. Me parece que X González y de Hoyos, no leen historia ni otra lectura, porque México, si tenemos un modelo capitalista, entonces, es lógica la división de clases sociales.

Qué mejor explicación y traducción del “pensamiento” de los neoliberales, como Enrique Krauze, lo tradujo el caricaturista Rape, en cu cartón donde aparece Krauze sosteniendo un ejemplar de la revista británica, diciendo: “Voy a demandarlos por derechos de autor; también otro cartón, pero del monero Hernández, con el tema “BUEN CONSEJO”, donde tiene a Victoriano Huerta, sosteniendo en la mano derecha una copa de licor, con la expresión demandante: ¡SALVEMOS A MÉXICO DE UNA DICTADURA! ¡VOTA POR NOSOTROS!

Los amos económicos, recurriendo a otro más de sus organismo fachada como “Signos Vitales, emitieron un comunicado contra la divulgación de los montos económicos que recibieron en la administración de Enrique Peña Nieto, así la firma de 430 “intelectuales y orgánicos todos”, para exigir claridad y justicia. Su problema radica en que ese dinero es real, porque están bien identificados por el SAT y Hacienda.

Tal como Mexicanos Contra la Corrupción y Signos Vitales expresan y exigen “su justicia”, difiere a lo que no se hizo en sexenios pasados.

MAGISTERIO

Si realmente protestan por “su” justicia, que recuerde, jamás se manifestaron en cada manifestación, detención de líderes sociales, de desaparecidos y ejecutados en cada sexenio que añoran. Callan de manera cómplice ante la represión contra normalistas en Chiapas de la Normal Rural Mactumactzá, o como fue frente a Casa Aguayo, donde está gobernando Miguel Barbosa, que al ser indiferentes ante exigencias de mejorar condiciones educativas de los alumnos de ambas normales rurales, la represión con métodos didácticos de granaderos, se aplicó, porque los gobernantes aplican el dicho “la letra entra con sangre”, sin más.

Ante la necesidad de emprender la tarea de alfabetizar al pueblo, así como educar con razonamiento y reflexión, más capacidad de análisis, luego de la Revolución, el mayor problema educativo era en el medio rural, donde la ignorancia era la constante absoluta. Para 1921, se crean 36 Normales Rurales, que para el sexenio de Lázaro Cárdenas, mediante un gran esfuerzo, iniciaron por esa gran labor educativa, con todo y que eran reprimidos o asesinados por caciques que consideraban que si el pueblo aprendía a leer y razonar, perdían poder.

Durante el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, luego de la matanza del 2 de octubre, las demandas normalistas por mejores condiciones de sus Normales, Díaz Ordaz, en lugar de apoyar y solucionar demandas, la represión, quitando becas, reduciendo recurso, cortando la luz y agua en las normales, hasta que su paranoia lo hacía ver como enemigos a los estudiantes, clausuró 15 de las 29 Normales Rurales. A la fecha, solamente existen 17, donde el tiempo de demandas permanece.

Ser normalista rural, para el campesino, es la esperanza de tener un hijo con profesión y sueldo seguro, profesoras y profesores, que a su ingreso a la normal rural, van descubriendo que su vida campesina, está saturada de injusticias, porque el sometimiento a la ignorancia, impide reflexionar y encontrar respuestas lógicas y fundamentadas.

Acusan a los normalistas de “guerrilleros y terroristas”, si de ellas egresaron Lucio Cabañas o Genaro Vázquez, no se hicieron guerrilleros como alumnos, sino ya como profesores que demandaron justicia contra gobernadores corruptos. La respuesta a sus demandas fue represión.

Ser normalista es el cargo con mayor responsabilidad social, porque miles o millones de ciudadanos recibimos primeras letras, a desarrollar pensamiento crítico y reflexivo que nos permite ubicar la dimensión de la cosmovisión del universo y la realidad.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx   Analista Político y de prospectiva social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

De los animales que votan

Jue Jun 3 , 2021
*Se trata de las suricatas, los licaones, los babuinos y las abejas  Las elecciones intermedias de México, que incluyen la renovación de la Cámara de Diputados, además de 15 gubernaturas y más de 19 mil puestos se miran complicadas. Lo mismo pasó con la reelección fallida del Presidente de Estados […]

Puede que te guste