Los mesías

En México, se aplican métodos de guerra sucia y agitación derechista a través de medios y redes

Al momento en que un gobernante no es cómodo a intereses económicos oligárquicos de derecha, recurren a todo tipo de terrorismo de propaganda para desprestigiar al gobierno que busca dignificar la democracia anhelante por una sociedad, defendiendo causas y reclamos de justicia.

Tendencia que queda ampliamente demostrada en el gobierno del presidente Salvador Allende, donde la derecha usó la difamación, falsas noticias, manipulación y agitación. Mediante los diarios entraron libremente en una batalla de comunicaciones para satirizar al gobierno de Allende, recurrieron a las insinuaciones sexuales, los chistes escatológicos, hasta al racismo, este último dirigido en particular contra los políticos del gobierno y Allende mismo. Los tabloides derechistas, como PEC y SEPA, retrataban a Allende como borracho y libertino. Sepa publicaba una tira cómica titulada El reyecito, en la que figuraba el presidente marxista con una capa forrada en armiño y tocado con una corona. Se hacía burla de los dirigentes de izquierda por su estilo de vida supuestamente burgués.

En un discurso del 31 de marzo de 1971, Allende declaró: «He tolerado esto porque quiero enseñar una actitud moral, porque al pueblo no le alcanzan estos epítetos de mercenarios entregados a dinero foráneo.» La indignación presidencial ante las distorsiones de la prensa opositora iba a la par con la indignación de los parlamentarios de oposición al verse tildados de golpistas y sediciosos porque no estaban de acuerdo con las políticas de la Unidad Popular. El presidente del Senado, Patricio Aylwin, hablando por televisión, acusó a Allende de guardar silencio ante los excesos de la prensa oficialista. El diario La Nación, de propiedad del gobierno, se refirió al discurso de Allende en un artículo titulado «Golpistas hablaron en cadena», y dijo que formaba parte de una «campaña del terror» contra la UP. En abril de 1971 unos periodistas de izquierda formaron una asociación para defender al gobierno contra la que denunciaban como objetividad falsa de la prensa tradicional. El Mercurio denunció la iniciativa por totalitaria y dijo que estaba «dirigida a asegurar que prevalezca sólo una versión de lo que está ocurriendo en Chile, la oficial.»

Durante el gobierno de Nixon, la Central Intelligence Agency (CIA) de los Estados Unidos envió fondos a la prensa antiallendista, tanto antes como después de la elección de 1970, dentro de un plan encubierto para impedir la elección de Allende y luego para desestabilizar su gobierno. La CIA financió publicaciones contrarias a Allende, produjo y difundió en la prensa, artículos que presagiaban el derrumbe económico y mantenía agentes en los principales diarios, como El Mercurio.

De acuerdo con el Senate Select Committee to Study Governmental Opersations with Respect to Intelligence Activities (el «Comité Church»), entre 1963 y 1973, la CIA desembolsó más de 12 millones de dólares en intervenir a la prensa.

Proceso que culmina con el golpe militar financiado por Wuashington, el asesinato de Salvador Allende y miles de ciudadanos ejecutados, desaparecidos y encarcelados, el 11 de septiembre de 1973.

En México, se aplican los mismos métodos de guerra sucia y de agitación derechista, con tabloides, televisión y radio. Claro que se agregan la tecnología actual en redes sociales, por parte de estas tendencias de la derecha.

De acuerdo a la Real Academia Española, Mesías proviene del latín tardío Messīas, y este del hebreo mĕšīāḥ ‘ungido’.

Escr. con may. inicial en aceps. 1 y 2.

1. m. En el judaísmo, salvador y rey descendiente de David, prometido por los profetas al pueblo hebreo.

2. m. En el cristianismo, redentor enviado por Dios para salvar a la humanidad. El Mesías.

3. m. Sujeto real o imaginario en cuyo advenimiento hay puesta confianza inmotivada o desmedida.

4 mesiánico, ca. adj. Perteneciente o relativo al mesías o al mesianismo.

De lo anterior, en el México político, donde las ocurrencias tienen tendencias ocurrentes, algunas veces parten de la voz popular, otras, con intenciones políticas de desprestigio o degradar la imagen de una persona.

Conforme transcurren sexenios neoliberales del salinismo a Peña Nieto, el tono de la ambición por acumular poder, agigantar capital de manera corrupta, por parte de élite gubernamental como empresarial, donde requieren hacer de toda ley y de la misma Constitución. Un método de complicidad tal, que nada ni nadie impida violar sistemáticamente dichas leyes, así sea saqueando recursos públicos, como también sometiendo a la ciudadanía a un proceso de robar su condición económica, salarial y de propiedad, denigrando su calidad de vida. Todo cabe en la criminalidad de la oligarquía apátrida, porque la soberanía no cabe en su mente, en cuanto a que los bienes nacionales los consideran su derecho de propiedad.

El acuñar o designar el adjetivo Mesías con el que califican al presidente Andrés Manuel López Obrador, por parte de un grupo económico poderoso, que cuenta con intelectuales y periodistas orgánicos, así como también de dirigentes del PAN con Marko Cortés, el PRI con Alejandro Moreno Cárdenas, y el mercenario de siempre en el PRD Jesús Zambrano, que los adquirió Claudio X. González y Gustavo de Hoyos, para transformarlos en bonsai. Aunado a ellos el grupo mediático ‘Latinus’, que pertenece a Roberto Madrazo y sus testaferros Carlos Loret y Víctor Trujillo, bajo el seudónimo de Brozo, son el conglomerado de usar todo tipo de redes y propagandistas de remarcar a AMLO como Mesías.

Pero, quién fue el iniciador de tal adjetivo, lo tenemos con Enrique Krauze en su revista ‘Letras Libres’, en su edición del 30 de junio de 2006, con el título: “El mesías tropical”. https://www.letraslibres.com/espana-mexico/revista/el-mesias-tropical, donde describe y puntualiza la descripción de un Andrés con su origen tabasqueño, su personalidad emocional y política, así como manipula procesos históricos de Benito Juárez, Lázaro Cárdenas hasta el momento de AMLO. A calificarlo con personalidad de “maná” y “ése es “el hombre de acción que a todas sus huestes trae redención”.

Si cuando fue jefe de gobierno del entonces Distrito Federal, las huestes de derecha con Vicente Fox, y su aliado PRI, comprendieron que se tenía que descarrilar al político tabasqueño mediante la manipulación de denuncias para derivar en su desafuero; punto que la legalidad con la que postuló su defensa, Fox y aliados no lo lograron.

Desde ese momento las tendencias de propaganda continuaron, en cuanto a que AMLO mantenía su postura de llegar a la presidencia de la república.

En 2018, en el proceso electoral, se incrementa la guerra sucia, al grado que Krauze y sus patrocinadores, diseñan un “documental llamado El Populismo”, donde se colocaba a AMLO con otros dictadores. Fue tal la ambición que también era absurdo por caer en una propaganda fascista, por lo que la demanda social impidió su difusión.

Ya entrados en ánimo de ir minando imagen y presencia de AMLO ante la sociedad, el adjetivo Mesías se hace masivo, pensando que con ello, mediante propaganda, el conjunto social que votó para derrumbar a esos partidos bonsai, tuvieran otra oportunidad de recuperar el camino de la corrupción y así detener al “populista, dictador y mesías”, creando el ambiente de que es “comunista” y contrario a la democracia y libertades sociales.

El hecho de que la guerra en su contra no ha logrado que los niveles de aceptación social a su gobierno no baja del 50%, siendo que aún es mayor la desesperación de la oligarquía y los orgánicos, que los obliga a formar una “alianza” de “notables y casta divina empresarial”, quienes se empeñan en dislocar y despojar a la nación del populista dictador de AMLO.

Si consideramos que en cada uno de los cinco sexenios donde estas castas divinas empresariales, se sirvieron y beneficiaron de cada complicidad que ejercieron con los presidentes en turno mediante exclusivos beneficios de no pagar impuestos o reducirles, más creer que la nación es de su propiedad, empobreciendo a todos los niveles de la clase trabajadora, donde desde campesinos a clase media, su calidad de vida pierde dignidad.

La lista de empresarios es larga como larga es su ambición. Si no fuera por tecnócratas apátridas en el poder, el sueño neoliberal no les hubiera permitido esa voracidad insultante. Las consecuencias son más que claras: un país en ruinas, con pérdida de soberanía, dependencias públicas saqueadas.

En los sexenios de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, el Conacyt gastó 783 millones 708 mil pesos en 46 proyectos irregulares, entre los cuales destacan edificaciones sin concluir o usadas para fines distintos a sus objetivos así como investigaciones sin resultados.

Durante el neoliberalismo, se registró el saqueo más grande en la historia de México. Se trasladaron los bienes de la nación a manos particulares. Forbes registra a quienes poseen más dinero en el mundo; en 1988 había una familia mexicana y para 1994, se reparten la piñata 22  multimillonarios.

Con Enrique Peña Nieto, 326 hospitales en México están inconclusos, es decir, dejó 326 obras sin concluir, de las cuales 180 están suspendidas.

Podríamos detallar mucho más en cada sexenio tecnócrata, donde empresarios consentidos también se repartían el pastel nacional, arrojando a PEMEX a capital privado nacional y extranjero, con instalaciones improductivas, chatarra y oxidadas ante nula inversión en tecnología; situación similar en CFE, IMSS y sector salud, educativo, etcétera.

Al grado de que México, más bien el sistema científico de laboratorios de salud, hasta principios de los noventa, exportaba vacunas y medicamentos, producto de la investigación mexicana: hoy importamos, y se tiene que reconstruir el sistema para que científicos mexicanos inicien por desarrollar vacunas contra Covid y otras vacunas como sarampión que se limitó producción.

Claudio X. Gonzáles y Gustavo de Hoyos, representantes y dirigentes de castas divinas apátridas, al perder esos gigantescos beneficios de gobiernos corruptos, se ven obligados a emprender la guerra contra la actual administración. Por sí solos, imposible desarrollar el llamado “golpe blando”, que consiste en patrocinar grupos de agitación y choque como el FRENA, usar a Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad y otros organismos similares, para denostar al gobierno de la república.

Si comete algún error AMLO, lo magnifican y acusan de ineficiente, que debe ser eliminado del poder para que legue otro con “capacidad de dirigir una nación”. Nada más que ignoran que si ellos son causantes de una nación en crisis, así como que la sociedad votó en su contra, es decir, contra partidos cómplices, entonces, Mister X. González y de Hoyos, emprenden objetivos de dos golpes blandos, el primero fue el 6 de junio, donde pensaron que ganarían mediante sus partidos bonsai.

Cabe resaltar que en la residencia de Mister X. Gonzalez, convocó previamente a Marko, Alito y a Zambrano, para integrarlos al proyecto Sí por México, repitiendo el esquema de Salinas y su pupilo Rafael Moreno Valle, de comprar mentes, es decir, comprar a los supuestos dirigentes para que sirvan como sus arietes electorales. Ya comprados, son conducidos en Vamos por México para la gran guerra electoral, con las concebidas consecuencias. La otra etapa que Gustavo de Hoyos sentenció es que él se encargará de descarrilar a AMLO, será en la ratificación de votar si continúa o no en la presidencia de la República. La tercera etapa del golpe blando es 2024.

Muy a pesar de que Jesús Zambrano, en una entrevista que le realizó el periodista Álvaro Delgado en el programa de noticias “Los Periodistas” de Sinembargo, al decirle que sus patrones les da línea, Zambrano respondió: “No son mis patrones”, argumentando que su pasado guerrillero le permite ser de “izquierda”. Hoy traiciona ese pasado y se hace mercenario.

Los tres representantes de los partidos bonsai, salen baratos para los magnates empresariales, pensando que esta mínima inversión, la recuperarán cuando lleguen al poder mediante sus siervos bonsai.

Conclusión: Los magnates, al comprar voluntades, menor a las 30 monedas de Judas, los convierte en otros mesías; nada más que a la malagueña, con negras intenciones para el pueblo y nación.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

Entrada siguiente

Francisco Vélez Pliego aspira a la rectoría

Vie Jun 25 , 2021
Con la propuesta de una nueva Agenda Universitaria en la que se tengan en cuenta los requerimientos de toda la sociedad y, no sean sólo los del sector empresarial los que marquen las pautas de la docencia, Carlos Figueroa Ibarra, investigador de la BUAP, convocó a los universitarios a adherirse […]

Puede que te guste