Macario

En México hay hambre e injusticias ocasionados por un sistema corrupto que vela por sus intereses

En el momento en que un conjunto social o nación toma la determinación de asumir su papel en la historia de elegir su destino con base en su soberanía y legalidad, que ampare el proceso democrático para su desarrollo en todos los sentidos, emergen a la vez grupos de poder económico, político y fácticos en dirección opuesta. Al mismo tiempo, intereses extranjeros se suman para minar u obstaculizar la determinación de un pueblo.

“Es importantísimo que todos tengamos conciencia histórica, porque si se tiene memoria se sabe quiénes somos; y si sabemos quiénes somos, sabremos hasta dónde vamos. Tengo planes, esperamos y creo que México saldrá adelante”: Miguel León Portilla

Macario de Bruno Traven, basada en la vida de un campesino padre de familia y esposo fiel, el cual se encuentra atrapado en diferentes sentimientos, de los cuales lo cambian a realizar acciones que no quería, en una oportunidad se encuentra con algunos personajes a través del bosque como son: la Muerte, el Diablo y Dios.

El Diablo le ofrece un convenio de ser dueño de la tierra a cambio de comida y él se niega; el otro es Dios también brindándole comida para que Macario tenga un gesto amable, pero también se niega; el tercer personaje es la muerte oculta mediante un campesino hambriento. Al ver esto, Macario acepta en compartir su comida sin saber que esta acción va a terminar con su vida.

Macario tenía un anhelo en la vida, el cual era comerse un pavo para él estando en el bosque sin que sus hijos lo están mirando con hambre. Cada vez que regresaba a su casa le manifestaba a Dios que le realizara ese anhelo que tanto quería.

El campesino con cara de hambre que emerge de la nada, al ver que Macario está apunto de comer el pavo, también le pide de comer. Macario al ver esto acepta repartir su pavo. Al finalizar de comer el campesino le pregunta ¿por qué le dio de su pavo y a las otras personas no?

Macario le comenta que el primer hombre lo quería engañar y el otro era Dios creador de todo, y que él sí tenía hambre. La muerte -disfrazada de campesino-, le da una bebida que hará que Macario cure a los enfermos solo con una gota de ella, siempre y cuando la muerte esté cerca de los pies del enfermo, pero si está a un costado de su cabeza este morirá y no debe darle de beber ni dejar brotar una sola gota.

Cuando llega a su casa se da cuenta que su hijo había tenido un incidente y estaba a punto de fallecer, éste se acuerda que puede sanarlo y le da agua y gracias a ello el niño mejora. Desde ese momento descubre que es verdad lo que le había dicho la muerte en aquel momento en el bosque.

Macario empieza a curar a los enfermos a cambio de dinero, lo cual hace que él se transforme en una persona rica. Al pasar los años, Macario es colocado a prueba por el Santo Oficio para saber si es un farsante o si tiene algún trato con el diablo.

Luego la esposa del rey lleva a su hijo donde Macario para que lo sane, pero el niño está determinado a morir. Macario no lo puede sanar y si no lo hace va a ser sentenciado.

Macario sale corriendo para que no lo maten; en eso va tirando el agua que cura. En el escape se le aparecen las dos personas nuevamente; él no les presta atención, mientras que la muerte por otro lado le enseña un mundo oscuro. De repente aparece la esposa en el bosque en búsqueda de Macario, esta lo encuentra muerto tirado al lado del pavo que estaba comido por la mitad.

En nuestro país encontramos hambre, injusticias y males ocasionados por sistema corrupto como comprometido con sus intereses, cegados por la ambición de mayor riqueza, así violenten el Estado de Derecho, como también soberanía. Para ellos, “el fin justifica los medios”.

Maquinan una sarta de mensajes falsos como saturados de perfiles engañosos, para sembrar que la nación y pueblo, el camino de su “bienestar” es el de quienes” tienen el conocimiento de gobierno, de administrar y el desarrollo nacional”, así como tener “moral y ética del bien común”.

Por lo que nuestro Macario, bajo el canto de las sirenas alienante, sin conciencia ni memoria histórica, caen en el embrujo del Diablo, pensando que son dueños de la nación y de la legalidad. Lamentablemente no ocurre así, en cuanto a que, en cada sexenio, gobernantes en turno y sus cómplices, se asumieron como amos absolutos del destino de la nación.

Para poder mantener ese canto de sirenas, recurren a medios de comunicación y sus “intelectuales o periodistas orgánicos”, quienes emiten infodemias, manipulación, falsas noticias, enajenación, para someter a la sociedad en el opio. Sociedad que aparentemente está mermada de su voluntad y conciencia; pero, ante tal brutalidad de saqueo y corrupción, el hartazgo y coraje, genera un proceso de ir cobrando sentimientos de identidad social, de ir recuperando memoria histórica, donde los ubica como una maraña de moralistas sin moral, por dignidad nacional, deben ser extirpados y sometidos a la decisión popular en la justa dimensión de la ley.

El proceso no es fácil, porque de las catacumbas, se mantienen anhelantes de recuperar el poder, invirtiendo todo su poder para mermar la confianza social en sus voluntad y voz de justicia. Entes que como Hades o Tártaro, que es el vigilante de mantener en el inframundo a quienes no son considerados dignos, por lo que su poder es aliado de la voracidad de iguales.

Sin embargo, su voracidad ilegal, es su propio castigo por parte de la sociedad, en cuanto a que, según la mitología griega, tras la muerte las almas de los hombres iban a parar a un lúgubre reino subterráneo, gobernado por el terrible dios Hades y su esposa Perséfone. Héroes como Orfeo, Heracles o Ulises se atrevieron a visitarloque esperan a orillas del Estige para ser transportados por Caronte al reino de Hades.

Aun así, no están satisfechos del todo, porque la ambición y su perfil conservador total, se aglutinan en diversos grupos y fachadas para mantener un clima conflictivo, de golpe blando, de desprestigio contra instituciones o gobierno que es considerado populista, al grado es su ignorancia, que se atreven a denunciarlo de “comunista”, sin que tengan idea alguna de su significado. Así se las gasta la derecha.

En nuestro país, empresarios como Claudio X. González, Gustavo de Hoyos, Gemán Larrea, y otros más, durante sexenios, gozaron de privilegios que les brindan jugosas ganancias en cada espacio nacional, apropiándose de soberanía junto con gobernantes y políticos de poca monta.

La Coparmex o el Consejo Coordinador Empresarial, mediante organismos hermanos como El Yunque y sus fachadas, así como orgánicos que son voceros y difamadores como mitómanos, se encargan de sembrar mentiras, según se atribuye al jefe de campaña de Adolf Hitler: Joseph Goebbels, reconocido por su trascendencia en el proceso de ascenso de Hitler al poder y por el impacto de sus estrategias mediáticas en la creación de la identidad anti-semita.

Para Goebbels, al igual que para los adeptos a la filosofía maquiavélica (es decir, referente a la obra de Nicolás Maquiavelo), el acto de mentir debía ser analizado y evaluado más allá del prisma de la moralidad para extraer de él una utilidad innegable: la de influir en la sociedad.

De este modo, el político o la figura pública debía estar preparada para adecuar, deformar e incluso crear conscientemente versiones distorsionadas de los hechos y transmitirlos posteriormente a una audiencia que, si bien podía resistirse a su aceptación, terminaba cediendo -decía Goebbels- con la repetición de la mentira.

El terreno político es sin duda un ámbito donde la sociedad puede ver reflejada de manera franca y común el ejercicio de la deshonestidad, pero también lo es el mundo de los escándalos financieros, los fraudes, las pirámides, los dopajes deportivos e incluso la cotidianidad del individuo común que descubre un engaño impensable de alguien cercano.

La mentira y el fraude son sin duda un flagelo emocional para quien se ve afectado por ello pero, ¿qué ocurre en el cerebro de quienes ejercen la deshonestidad?

¿Cómo se desenvuelve el proceso de escalada mediante el cual una persona pasa de emitir “pequeñas mentiras” a convertirse en un experto evasor de impuestos, estafador o embaucador de multitudes?

Pues bien, los Goebbels que están en México como rémoras se mantienen en ese objetivo para hacerse de nuevo de su sueño. Por sí solos les es imposible, por lo que tienen que construir un nuevo perfil político y partidista, para “hacerlos competir en todo proceso electoral”, y conquistar posiciones de gobierno o legislaturas: qué mejor con existentes partidos políticos como el PAN, PRI y PRD.

El problema a enfrentar es que esos partidos carecen de confianza social, por ser el motivo de las dolencias y hambre, donde Macario no caerá una vez más, en el engaño de “vivir en la democracia”, democracia que carece de objetividad, porque fue diseñada a su antojo, no la del pueblo.

Se necesitaban personas carentes de dignidad, con falsa moral, sin vergüenza alguna para ser títeres de esas castas divinas, que una vez más, el instrumento de la corrupción, representados por Marko Cortés, ALITO, y el mejor mercenario con Jesús Zambrano, mediante la fórmula de Vamos por México y sus partidos bonsai. Pero al abismo.

Qué mejor ejemplo de cómo el poder se transforma en crimen, cuando deriva en un gran conflicto para los cómplices, porque la detención de Luis Cárdenas Palomino provo el relevo de Leopoldo Gómez como vicepresidente de Noticieros Televisa, tras al montaje de la detención de Florence Cassez e Israel Vallarta, que transmitió Carlos Loret de Mola en su noticiario.

El conflicto interno desencadena en una lucha interna por el poder dentro del PRI, con el fin de descabezar al principal autor intelectual de su desmoronamiento como partido, al enterrar sus valores y dignidad siendo ALITO el causante. Todo por venderse a los amos del poder económico.

Jesús Zambrano en una entrevista que le realizó el periodista Álvaro Delgado, al preguntarle si sus patrones son sus guías, en aparente enojo, respondió: “No son mis amos, serán de otros”. ¡Cínico!

La lucha del golpismo blando es permanente, esperando ir influyendo o enajenando al conjunto social, para romper con su memoria histórica que lo motivó a hacer del hartazgo, un voto colectivo por su dignidad.

Cuando se descubre que la agencia fachada de la CIA, la Usaid, otorga dólares para el supuesto de “motivar la democracia en los pueblos”, con Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad”, que supuestamente ya no preside Mister X. González, el reclamo de la presidencia recae en que dicho aparato, en los hechos, es uno de los principales motores del golpismo. El gobierno de la república advirtió al gobierno norteamericano que deje de apoyar a MCCI, a lo que el presidente norteamericano Biden ignoró y sigue dando dólares.

México no es el único país en que los intereses norteamericanos van dirigidos a imponer sus intereses imperialistas, porque la historia latinoamericana está plagada de golpes de estado, donde dictaduras militares masacran y reprimen a los pueblos. También al imponer a gobernantes títeres, les sirven como fieles siervos. Claro que no están solos, porque la burguesía derechista, con mentalidad fascista, son parte de la inversión económica para sostener grupos de agitadores y de choque, contra gobiernos democráticos y sociales.

La USAID está en cada punto golpista, bajo la mentira de apoyar democracias. Nada más falso, porque las evidencias son claras.

En Bolivia, Venezuela, México, Perú, la sombra de la derecha e imperialismo está presente. Cuba está enfrentando una vez más la agitación imperialista. En México, aprovechando que grupos derechistas y El Yunque están en plena guerra contra nuestro pueblo, se agregan contra Cuba.

Haití, se va revelando que mercenarios colombianos, como agentes encubiertos de la DEA, son los actuantes del asesinato del presidente Jovenel Moise el pasado miércoles.

Como muestra clara del imperialismo norteamericano y sus objetivos, tenemos que el actor Eduardo Verástegui, quien fue asesor del expresidente Donald Trump, anunció la que será la primera cumbre de conservadores que se realice en México durante un encuentro en el que llamó al fortalecimiento de los lazos entre ese país y Estados Unidos.

«Me enorgullece anunciar que el próximo año seremos anfitriones, a través de la Fundación Viva México, del primer CPAC México», dijo el también productor durante su participación en la tercera jornada de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, en inglés), que se celebra hasta hoy en Dallas (Texas).

Pidió «crear conciencia sobre las víctimas inocentes de la esclavitud moderna», una problemática que es grave en la línea limítrofe entre México y Estados Unidos.

En la “guerra” por América Latina, México se incorporó al bando progresista con la llegada de López Obrador al Poder Ejecutivo, explica la politóloga, historiadora y latinoamericanista Silvina Romano. Nada pudieron hacer Washington ni las derechas del Continente ante la avalancha popular que puso a Morena en la Presidencia, pero el conflicto no ha terminado: Estados Unidos militariza y judicializa todas las relaciones que establece con los países latinoamericanos. Supera su estrategia de “seguridad” y “combate a las drogas” con la que interviene en la región

América Latina está en guerra. La violencia no siempre es explícita. Tampoco es necesariamente militar. Pero sí se trata de una disputa que, incluso, es cultural. No en vano es la región del mundo con mayor desigualdad económico-social, explica la posdoctora Silvina Romano, investigadora del Consejo Nacional en Investigaciones Técnicas y Científicas (Conicet) en el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe de la Universidad de Buenos Aires (Argentina).

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

Entrada siguiente

Destapadores y corcholatas; líderes del PRI en la Cámara

Vie Jul 16 , 2021
*Tiempos inéditos y cosas nunca antes vistas  En los viejos tiempos del priísmo se llamaban a los precandidatos a la Presidencia de la República los tapados. Todo mundo sabía que el Presidente en turno los destapaba y el mundo tricolor se volcaba sobre el candidato designado.  Hoy, en un retroceso […]

Puede que te guste