Salud y cambio climático; los retos prioritarios para los gobiernos

Los países han empezado a dar prioridad a la salud en sus esfuerzos por proteger a la población de los efectos del cambio climático, pero solo una cuarta parte de aquellos que han sido encuestados recientemente por la Organización Mundial de la Salud han podido aplicar plenamente sus planes o estrategias nacionales sobre salud y cambio climático. Los países informan de que la falta de financiación, el impacto de la COVID-19 y la insuficiente capacidad de recursos humanos son los principales obstáculos para avanzar.

Lo anterior se deriva del informe de la encuesta mundial de la OMS sobre salud y cambio climático de 2021, en el cual se puede observar que alrededor del 85% de los países han designado a un coordinador en materia de salud y cambio climático en sus ministerios de salud, mientras que, en el 54% de los países, el ministerio de salud ha establecido un mecanismo de partes interesadas (como un grupo de trabajo o comité) sobre la salud y el cambio climático.

Dos tercios de los países encuestados han llevado o están llevando a cabo una evaluación de la vulnerabilidad y la adaptación en materia de cambio climático y salud, mientras que prácticamente todos los países (94%) incorporan consideraciones de salud en sus contribuciones determinadas a nivel nacional al Acuerdo de París.

La incapacidad de los países para proteger la salud frente al cambio climático es más perjudicial para sus grupos más desfavorecidos, como las minorías étnicas, las comunidades pobres, los migrantes y desplazados, las personas mayores y muchas mujeres y niños.

La encuesta de la OMS pone de manifiesto que el 70% de los países (frente al 56% en 2019) consideran que la financiación insuficiente sigue siendo el principal obstáculo para la plena aplicación de los planes nacionales sobre salud y cambio climático. Las limitaciones de recursos humanos son el segundo mayor obstáculo, mientras que alrededor de un tercio de los países identificaron la falta de colaboración intersectorial como un impedimento clave.

El reto ahora es eliminar los obstáculos que impiden a los países finalizar y aplicar los planes.

Principales conclusiones: 1.Aproximadamente dos tercios (67%) de los países encuestados han llevado o están llevando a cabo una evaluación de la vulnerabilidad y la adaptación en materia de cambio climático y salud. 2.Más de tres cuartas partes (77%) de los países encuestados han elaborado o están elaborando planes o estrategias nacionales sobre salud y cambio climático. Sin embargo, su aplicación se ve obstaculizada por la insuficiente financiación, las limitaciones de recursos humanos y la escasez de investigaciones, datos probatorios, tecnologías y herramientas. 3.Alrededor de la mitad de los países encuestados (52%) afirman que la pandemia de COVID-19 ha repercutido significativamente en su labor de protección de la salud frente al cambio climático, desviando personal y recursos sanitarios y ralentizando la aplicación de medidas de protección. 4.Menos del 40% de los países incluyen información meteorológica y climática en sus sistemas de vigilancia sanitaria respecto de las enfermedades sensibles al clima. 5.Solo un tercio de los países encuestados dispone de sistemas de alerta sanitaria temprana basados en el clima para las enfermedades relacionadas con el calor (33%) o las lesiones y la mortalidad por fenómenos meteorológicos extremos (30%), a pesar de que existen pruebas sólidas de que estos riesgos están aumentando en todo el mundo. 6.El personal de salud está cada vez más informado y formado sobre la conexión entre el cambio climático y la salud (en el 42% de los países se imparte algún nivel de formación), pero es necesario realizar más esfuerzos para garantizar que el desarrollo de capacidades abarque un conjunto completo de competencias relevantes y se integre de forma rutinaria en el desarrollo del personal de salud. ●

La actual pandemia nos deja en claro que ningún gobierno estaba preparado para tal situación; que aún con todos los avances tecnológicos seguimos en pañales en temas como la coordinación, la prevención y el desarrollo humano. Los gobiernos le han dado prioridad al desarrollo urbano que ha generado la degradación del medio ambiente y la pérdida de biodiversidad, así como desigualdades socioeconómicas  y las consecuencias las tenemos presente.

La salud nos dio un aviso; el cambio climático da señales de manera permanente; la pregunta es ¿aprendimos la lección o tendremos que sufrir más pandemias o eventos climáticos para hacerlo?

Síguenos en:

Facebook: @municipalidadesrevista

Twitter: @muni_revista

www.municipalidades.com.mx

Entrada siguiente

Desarrolla Zautla estrategia de profesionalización de servicios para ofrecer atención de calidad

Jue Nov 11 , 2021
Como resultado del incremento en la movilidad y en la actividad económica que está registrando la región y para ofrecer servicios de calidad, con trato amable por parte de profesionales en diferentes ramas de la productividad, el Ayuntamiento de Zautla ha puesto en marcha la estrategia de profesionalización de perfiles […]

Puede que te guste