Un perro es mi guía en la poesía

Reconozco que estaría enfermo, loco o muerto de no haber seguido mi perro interno

llámame por tu nombre

quizá te confundas
y digas el mío”.
Abel Pérez Rojas

Entre más inmerso estoy en el despertar poético debo confesar que menos sé de este maravilloso universo.

Me siento como un bebé en la transición del gateo a los primeros pasos y con los ojos vendados. En ese andar inseguro, lo único cierto es que me encuentro en el atrio del templo. Asumo que mi ejercicio poético es eminentemente intuitivo guiado por las premisas de la Educación Permanente y las cualidades autopoiéticas de lo que Enrique Canchola, experto en temas de las neurociencias, ha dado en llamar cerebro poltergeist.

A poco más de diez años de mi primer poemario (De la brevedad al intento. 2011. Sabersinfin), después de entrevistar a cientos de escritores, en su gran mayoría poetas; de cientos de poemas y decenas de artículos sobre poesía, sigo con la certeza de que soy neófito en la materia. Quizá porque no he estudiado lo suficiente, porque no lo he hecho correctamente o porque minimizo mi andar poético.

En medio de este ejercicio sincero de introspección derivado de un estado poético permanente, traigo a mi mente algunas de las líneas de mi querido amigo, Luis Fernando Paredes Porras, escritas para mi poemario Provocaciones al impulso y a la razón (2012. Sabersinfin):

“Por motu proprio Abel se asume como poeta y me pregunto: ¿es que acaso hay otra forma?, ¿no es cierto que el pueblo repite lo que con mayor frecuencia escucha? Y en este atrevimiento está el mérito de la obra, porque la idea provocó la actitud, el resto dejémoslo al tiempo.”

Sí, he sido un atrevido y un provocador en muchos ámbitos, especialmente en la educación, la comunicación y la poesía, aunque, quizá para descarga mía, debo decir que, en primera instancia, lo he sido conmigo mismo.https://d51648080818a70acb6547aeddc811f8.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Por ejemplo, de haber sabido que después de tanto andar me siento en la poesía el más reciente de los aprendices, tal vez hubiera optado por otro arte. Pero, aquí estoy, declarándome un sobreviviente de la poesía y poniéndole el pecho a lo que venga.

¿Cómo es que di ese salto inicial a la incertidumbre de la poesía?

El cuento sufí Por qué el perro no podía beber (El camino del sufí, Idries Shah. 1978. Buenos Aires) me da luz al respecto:

Le preguntaron a Shibli:
-¿Quién te guió en el camino?
Contestó:
-Un perro.
Un día lo encontré casi muerto de sed a la
orilla del río. Cada vez que veía su imagen en el agua,
se asustaba y se alejaba creyendo que era otro
perro.
Finalmente, fue tal su necesidad que
venciendo su miedo se arrojó al agua; y, entonces,
  “el otro perro” se esfumó.
El perro descubrió que el obstáculo era él mismo y
la barrera que lo separaba de lo que buscaba había
desaparecido.
De esta misma manera, mi propio obstáculo
desapareció cuando comprendí que era mi propio ser.
Fue la conducta de un perro lo que me señaló
por primera vez el Camino.

Es cierto, un perro como el del cuento, es quien me ha guiado en mi camino por la poesía.
El perro no me ha dejado desde el primer salto al río poético.
También me ha enseñado a no ahogarme y a aprender a nadar con tiburones.
Reconozco, quizá a estas alturas estaría gravemente enfermo, loco o muerto de no haber seguido en mi andar poético al perro, mi perro interno.

abelpr5@hotmail.com

Sabersinfin.com

Entrada siguiente

Antonio Terán y el patrimonio de Puebla

Dom Ene 30 , 2022
Un profesional férreo, el doctor en Arquitectura fue un defensor de los tesoros poblanos En medio del volumen de asuntos que atiende un gobierno, es acertado dedicar un espacio al valor que representan algunos poblanos en el ámbito nacional y aún internacional. Es el caso del doctor en Arquitectura José Antonio Terán Bonilla, poblano de origen, […]

Puede que te guste