Ayotzinapa y UDLAP  estudiantes en pie de lucha

Los Normalistas rurales de Ayotzinapa, y los universitarios de la UDLAP, son estudiantes  que  luchan por una causa justa, por lo menos ellos así lo conciben.

Decir si tienen o no razón sería resultado de un juicio simplista, que podría no estar bien fundamentado, por lo menos así lo percibo con algunas plumas cortesanas que intentan desacreditar las causas de estos movimientos estudiantiles.

Llama la atención que los de Ayotzinpa, y los UDLAP, son estudiantes de estratos sociales económicamente distantes, pero ambos coinciden en que su lucha es para que  el Gobierno reconozca las causas que generan su inconformidad.

Incluso, me atrevería a decir, que las causas de ambos movimientos podrían no tener una razón jurídica bien cimentada, pero es obligación del Gobierno  entablar el diálogo y demostrarles que no existen razones para su descontento; particularmente en el caso UDLAP, en donde el Gobierno estatal debería convocar a los estudiantes inconformes, y no solo atender a los actores involucrados en el conflicto legal.

El tema central es que los estudiantes hoy están luchando, y vaya que lo hacen, por defender lo que consideran una buena causa, y que ambos movimientos son contra Gobiernos que han mostrado cerrazón, o por lo menos esa es la impresión que demuestran.

Hay quienes argumentan que los participantes de estos movimientos  -Ayotzinapa y UDLAP- solo son carne de cañón de los verdaderos intereses que promueven estas inconformidades, pero el Estado tiene la obligación de garantizar su seguridad y  escuchar sus demandas, tengan o no razón, por el simple hecho de ser parte de nuestra colectividad.

Cabe recordar que el Estado Mexicano, independiente de quien Gobierne nuestro país, tiene una deuda histórica por esclarecer la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa; en el caso de Puebla existe el antecedente de marzo 2020, en donde  estudiantes de al menos 80 universidades  realizaron una mega marcha para exigir  seguridad.

Estos antecedentes demuestran que las causas estudiantiles están más que justificadas, pero lo más trascendente es que han pasado de las aulas a las calles de Guerrero y de Puebla, para pedir al Gobierno preste atención a sus exigencias.

Entrada siguiente

Un personaje poblano que cobra actualidad

Lun Feb 7 , 2022
La “reforma energética” propuesta por el presidente Andrés López Obrador y de la que habló tan claramente el pasado 5 de febrero en el Teatro de la República, de la ciudad de Querétaro, que fue escenario de los debates que hace 105 años sostuvieron los diputados constituyentes para darnos la […]