Lecciones de política para aprendices XI

El que domina la razón siempre tendrá la razón, razón del ser humano, lejos siempre del lobo

Caperucita le picó una abeja en el brazo.
La culpa era del inefable lobo.
La culpa era del camino lleno de lobos.
La culpa era del hambre y la rabia de los lobos.
Durante días, se mandó a muchos cazadores para controlar a los lobos.
Murieron muchos lobos.
La emergencia era por la culpa de los caninos.
¿Pero quién lo determinó así?

Muchos lobeznos murieron de hambre, pero no importaba, porque gracias a una abeja, la población de lobos se había controlado.

El que domina la razón siempre tendrá la razón, razón del ser humano, lejos siempre del lobo.

Twitter: @romansanchezz

Entrada siguiente

¿Sabes qué es la Generación de los PADEMILAS?

Mié Feb 9 , 2022
Miles de niños, a su corta edad no saben lo que es convivir con personas que se encuentran fuera de su círculo familiar, no conocen a sus abuelos y familiares, a sus maestros, mucho menos a sus compañeros, ya que han vivido completamente aislados de la vida social a raíz […]