La ley del Revólver, Justicia entre criminales.

Lamentable escuchar que las autoridades minimizan los asesinatos de personas, criminales o no, bajo el argumento de que son ajuste de cuentas entre bandas delictivas.

Dos son las razones por las que este argumento –ajuste de cuentas- No debería ser utilizado para disminuir el impacto social que hoy tiene el incremento de asesinatos en Puebla, y en general en todo el país.

El primero es que al mencionar un ajuste de cuentas, como principal móvil de un asesinato, se está emitiendo un juicio sin una investigación de fondo, lo cual lesiona la imagen del afectado y por ende de su familia.

Segundo, el ajuste de cuentas es un agente distractor de lo que realmente está sucediendo en la entidad poblana, la inseguridad esta cada día más creciente y ninguna corporación policíaca ha podido detener la ola de violencia que aqueja a los poblanos.

La percepción y la estadística de inseguridad han incrementado en la entidad Poblana, para el primer bimestre de 2022, es decir enero y febrero, se reportan 214 crímenes, aumentando un 39 por ciento en comparación con el mismo periodo del 2021, en donde el reporte fue de 154 asesinatos.

Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el 42 por ciento de estos crímenes se perpetraron con armas de fuego, el resto con armas blancas y otras que no se precisaron.

Los municipios con más casos fueron Puebla capital, Tehuacán, San Martín Texmelucan, Izúcar de Matamoros, Acatzingo y Cholula.

Según información de las autoridades la mayoría de estos casos tuvo que ver con crímenes relacionados con bandas delictivas, es decir, ajuste de cuentas, venganzas entre delincuentes, enfrentamientos entre carteles, lucha por control de plazas y otras similares.

Con esto, la autoridad, nos quiere hace pensar que los asesinados eran personas con historiales delictivos, y con ello disminuir el impacto de los crímenes en nuestra sociedad.

A que me refiero con esto, que las autoridades hacen una distinción entre un civil asesinado, y una persona miembro de un grupo delictivo asesinado, lo cual no debería de suceder, ya que a final de cuentas todos los ciudadanos debemos contar con las mismas garantías, tanto de seguridad por parte del Estado, y la presunta presunción de inocencia hasta que se nos compruebe lo contrario.

Con la ley del revólver, enfrentamiento entre delincuentes, las autoridades buscan justificar socialmente los asesinatos, aunque legalmente no se le debería dar este manejo a los hechos, ya que se cometería el error de juzgar, y etiquetar a una persona privada de su vida, sin una debida investigación.

Twitter @enrique_opina

Colaboraciones en @muni_revista y www.municipalidades.com.mx

Entrada siguiente

Feria del Libro BUAP, un mini estado policiaco

Mar Abr 5 , 2022
¡Qué manera de echar a perder una muy noble fiesta de la cultura y las letras! Me invitaron a ser presentador del libro del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas en el Edificio Carolino de la BUAP y acepté con mucho gusto. El otro comentarista fue el destacado economista Antonio Tenorio Adame. Sólo que la experiencia estuvo rodeada de un clima […]