Armenta promueve participación de la niñez a favor del planeta

En Moyotzingo y San Lucas Atoyatenco,  juntas auxiliares de Texmelucan, el senador poblano convivió con niñas y niñas en actividades de dibujo y pintura.

Un centenar de niñas y niños se sumaron al programa de «Adopta un árbol» y «Pequeños Artistas» que forman parte de la campaña Sembremos Esperanza, con la cual el senador de Morena por Puebla Alejandro Armenta desde hace 26 años fortalece la reforestación en la entidad.

En las juntas auxiliares de Santa María Moyotzingo y San Lucas Atoyatenco, hubo una nutrida participación de estudiantes de las niñas y niños quienes recibieron su certificado que los acredita como guardianes del planeta y pintaron contenedores con mensajes alusivos al cuidado del medio ambiente.

«Cada vez que sembramos y cuidamos un árbol, estamos mejorando nuestra calidad de vida ya que estamos purificando el oxígeno que respiramos; además de que estamos cuidando el medio ambiente para que genere mayor lluvia y evitando el calentamiento global que el planeta está teniendo» expresó el senador Armenta.

Hay que recordar que la Organización de las Naciones Unidos estima que 150 mil millones de toneladas de desechos plásticos se vierten al año en los ríos, en los océanos y los mares y terminan en los intestinos de la fauna terrestre y la fauna Marina, por lo que el cuidado del medio ambiente es un compromiso de todos consideró el legislador poblano.

El senador Armenta estuvo acompañado de los presidentes auxiliares de Moyotzingo y de Atoyatenco, Felipe Ramírez García y Omar García, respectivamente; además de madres y padres de familia de estas localidades.

Entrada siguiente

Una reforma electoral tiene que ser resultado del consenso: Lorenzo Córdova

Mar May 3 , 2022
Una reforma electoral tiene que ser resultado de un amplio consenso político, que mejore el sistema electoral y cuente con un buen diagnóstico, porque si es para excluir y volver al sistema hermético y no incluyente, romper la equidad o concentrar el poder “no vale la pena, porque podríamos volver […]