La nueva auditora, el absurdo

Pareciera que para poder tener acceso al cargo es requisito no tener dignidad

Una mujercita de ideas cortas y cabellos largos es ya la Auditora Superior del Estado.

Lo de ideas cortas es literal. Así quedó evidenciado cuando uno de los sinodales le preguntó ¿Cómo está integrada una cuenta pública?

La aspirante se quedó pasmada. Estaba como en otro mundo. Sudaba. Imploraba a todas las potencias celestiales. Y salió con una tontería.

Algo le susurró Cantinflas al oído. Y así lo dijo

Ni siquiera el recurso de un preparatoriano, que inventa un choro para impresionar al maestro.

Vamos, ni siquiera el empleo del lenguaje corporal para mostrar seguridad en el sitio donde está plantada. Nada.

De suyo bajita de estatura, se achicó más.

Y conste que la estatura nada dice de la persona. Todos sabemos que se mide de las cejas hacia el cielo.

Francisco I. Madero, por cierto, era bajito, apenas 1.57 levantaba del piso, y puso de cabeza a este país.

Aquí nada. La ignorancia absoluta de lo esencial que va a manejar, las cuentas de los alcaldes.

La incompetencia gramo a gramo.

Francamente patética la flamante funcionaria, por obra y gracia de una recua que la encumbró siguiendo las instrucciones del amo.

Y luego vino la hecatombe. Le dieron una zarandeada inmisericorde en los medios nacionales. Hicieron escarnio de su paupérrima presencia en el examen. La sacudieron de manera despiadada en medios y redes.

…y a pesar de toda esta exhibición ridiculizándola, se presentó para ¡¡ser “electa”!!

Qué tristeza, “qué asquerosidad”, diría el clásico.

Qué poco se aprecia doña Amanda Gómez Nava.

Qué pobreza de todo. Lo que a ella le falta, a su antecesor le sobró. Por eso está en la cárcel el exauditor Francisco Romero Serrano. ¿Nada le dice esto a la dama?

La dependencia a su cargo no es cualquier cosa. Es donde se administra la zanahoria o el garrote frente a los 217 presidentes municipales del estado y del resto de la administración pública.

Ahí se blande una espada como la de San Miguel, y se decide el destino de cientos de funcionarios, de miles de millones de pesos.

Ahí se dicta sentencia: la cárcel o el paraíso de la riqueza fácil.

Por ahí trafican el poder y el castigo. Ahí meten mano desde la cúspide hasta los regidores, pasando por los diputados que expolian a los alcaldes.

Al frente se encuentra esta mujercita que fue el hazmerreír nacional cuatro días y que pasa impertérrita, con méritos propios, al salón de la fama del absurdo de este país.

Acaso si tuviera un poco de dignidad hubiera renunciado a su aspiración.

Pero no la tiene. Ya se vio que, no tenerla es requisito para llegar al puesto.

Pobre Puebla, el reino de los zopencos.

xgt49@yahoo.com.mx

Entrada siguiente

Puebla ocupa el lugar 25 en el Índice de Competitividad Estatal

Lun May 23 , 2022
“La inseguridad en la entidad poblana crece como una bola de nieve…. Asesinatos a plena luz del día, asaltos diarios y desapariciones son el pan de cada día en las calles de todo el estado. Gobiernos locales y gobierno estatal deben ajustar sus estrategias y mejorar la situación; deben estar […]

Puede que te guste